Marketing o el significado de un whatsapp a las 5 a.m.

Como ya venimos comentando, para que un proceso de compra/venta de un producto/servicio se produzca de manera satisfactoria es necesario que la empresa conozca e identifique quién es su público objetivo sobre el que dirigir sus esfuerzos de marketing.

Siguiendo con la dinámica de comparar marketing y sexo, vamos a distinguir dos grandes tipos de clientes:

Clientes actuales: Chicas con las que ya has tenido algún que otro ‘escarceo’ amoroso.

Clientes potenciales: Aquellas con las que te gustaría tenerlo.

Ilustración de @Ire!

 

Existen muchas clasificaciones de clientes en el mercado, pero nosotros nos vamos a quedar con ésta. La clasificación basada en el grado de satisfacción y fidelidad.

 

 

– Entendido en nivel de Satisfacción Bajo como “No estuvo a la altura”.
– Nivel de Satisfacción Alto como “Estuvo muy muy bien”.
– Nivel de Fidelidad Bajo “No, no repetiría ni muerta”.
– Y el Nivel de Fidelidad Alto “No te negaría yo que de aquí podría salir algo más”.


Cruzando ahora estos niveles detectamos los distintos tipos de clientes:

Opositor: Aquella que no se quedó muy contenta con tu actuación y no creemos que vaya dando demasiadas buenas referencias sobre ti.

Cautivo: Esa que sólo recibe whatsapps tuyos de higos a brevas a las cinco de la mañana, sabe lo que quieres pero aún así te responde, está enganchada pero en cualquier momento terminará de enfadarse y entonces…

Mercenario: Totalmente al contrario del cautivo, es ella la que te envía esos whatsapps a dichas horas intespectivas. Llega, disfruta del producto y se marcha. No comenta la jugada con sus amigas, ni habla de ti a nadie.

Prescriptor: Digamos que ésta ya es un rollito en toda regla, los encuentros son más frecuentes y comienza a comentar el tema ya más en serio a sus amigas e incluso a su madre.

El objetivo de toda empresa (hombre) es retener al cliente (mujer) y convertirlo en consumidor fiel o, lo que es lo mismo, pasar del rollete a un noviazgo de esos en los que el domingo por la tarde se pasea de la mano.

Y tanto el proceso empresarial como amatorio siguen la misma línea:

Una vez que ya hemos conseguido atraer la atención de la chica (cliente), hay que empezar a tratarla como si fuera única (ej: descuentos especiales), hay que conseguir que de forma natural comience  a confiar en ti (no valore productos de la competencia). A veces se puede acompañar con cierta presión (ej: Día sin IVA, semana fantástica…).

Este proceso a fuerza de tanto contacto idealmente terminará con una implicación máxima (cliente fiel) y ella no parará de comentar a diestro y siniestro lo ideal del momento y de la relación (cliente prescriptor).

Pero ‘Wait’ , ¡¡cuidado con caer en la tan temida RUTINA!! (ej: las pocas ventajas que ofrecen las operadoras telefónicas a sus clientes actuales) porque ya sabemos todos como suele terminar eso “No eres tú soy yo, vamos a tomarnos un descanso y blablablablabla…”

María Ortiz
María Ortiz
No me cae bien la gente que llama a las newsletters 'spam'.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies