Una semana de coworking en Fuerteventura: trabajo y surf para Disruptivos

Una semana de coworking en Fuerteventura: trabajo y surf para Disruptivos

Hoy en día se habla cada vez más de conciliación entre la vida laboral y la personal. Y la tecnología tiene mucho que ver en todas las posibilidades que se abren para aquellos que desean más libertad (de horarios, de localización...) a la hora de desempeñar su labor profesional. Quizás en otros sectores sea más complicado pero en el nuestro, el del marketing online, con el ordenador puedes trabajar más o menos desde cualquier parte. Digital Nomads los llaman. Y atentos porque es una tendencia que viene pisando fuerte.

¿Y por qué quedarte quieto en un mismo sitio cuando tienes un mundo entero desde donde conectarte y trabajar?

Esta vez la propuesta vino de mano de Elisa. El plan era difícil de rechazar. Fuerteventura: Trabajo y Surf. ¿Cómo podíamos negarnos?

Esta era la primera vez que el equipo (casi) completo de Disruptivos se marchaba a trabajar juntos de manera remota. Maleta, ordenador y algo más de una semana por delante alejados de Málaga.

Allí nos reunimos con los que iban a ser nuestros compañeros de aventura esos días. Elisa Martínez de Remoters, nómada digital más que acostumbrada a trabajar desde cualquier lugar, sobre todo desde su inseparable furgoneta. Gerard Cuenca de AtCreativa y David Martín de Spacebom.

9 días, 7 digital nomads, una casa , un coworking... ¿Sobreviviremos?

La mayoría de las jornadas discurrieron de una manera más o menos similar. Aunque estés fuera del día a día de la oficina siempre está bien plantear una pequeña rutina. Nuestro plan se presentaba de la siguiente manera: Surfear por la mañana y trabajar por la tarde. Un plan de lo más correcto y compensado. ¿No os parece?

Para ayudarnos con las ganas de ponernos de pie sobre una tabla contratamos la ayuda de la escuela de FreeSurfers. Y allí que nos llevaron a la playa de Jarugo en Tindaya para comenzar nuestra particular lucha con las olas.
 
 

Foto de FreeSurfers

Foto de FreeSurfers

Foto de FreeSurfers

Foto de FreeSurfers

Después de tres horas metidos en el agua, tocaba ducha, comida y conducir en dirección a la oficina. Para esta semana nos reservamos puestos en el Hub Coworking. Un espacio muy bien equipado en Corralejo. Enchufamos los ordenadores, conectamos los cascos y a darle duro al trabajo.

Fachada del Hub Coworking
Fuerteventura

Trabajando en el Coworking
Foto de Remoters

Por supuesto, también tuvimos ratitos para el ocio, no podíamos dejar de practicar otro de nuestros deportes favoritos: comer. En varios de los días fue la barbacoa de la terraza la protagonista de nuestras cenas, pero claro, también había que probar la cocina local. De todos aquellos sitios a los que fuimos, destacamos varios que nos sorprendieron y a los que no podéis dejar de ir en vuestra próxima visita a Fuerteventura.

El Pincha Cabra: comimos de tapas. Todas muy ricas en un sitio muy acogedor. De los mismos propietarios también visitamos El Gilda, dónde descubrimos el vino Rubicon, vino blanco de Lanzarote, muy rico. También es una visita obligada el restaurante El Horno, del que no puedes marcharte sin probar el cabrito en cualquiera de sus elaboraciones, frito o al horno. Platos enormes y con un potente sabor.
Excursiones también hicimos por supuesto. Visitamos y flipamos con las Dunas del Parque Natural de Corralejo. Con la increíble playa de Costa Calma y la de Cotillo. Y nos volvimos con las ganas de mudarnos por un tiempo a Pozo Negro. Un pequeñito e idílico pueblecito al este de la isla.
<
“Nos quedamos con ganas de más. Trabajar fuera de tu entorno habitual, conocer a otros profesionales y compartir tiempo, experiencias y risas con ellos es siempre enriquecedor y muy positivo. Aunque el no tener todo el tiempo disponible que te gustaría para hacer turismo te deja con una sensación agridulce de cosas pendientes por hacer y conocer. Desde luego, repetiremos de nuevo. Quizás esta vez en un destino más lejano, como Australia, por ejemplo. (Os contaremos más del porqué de este elección en uno de nuestras próximas entradas)

Disruptivos

María Ortiz
María Ortiz
No me cae bien la gente que llama a las newsletters 'spam'.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *